Puerto de La Aldea

El Puerto de la Aldea es uno de los lugares que no debe perderse, y de donde los pequeños restaurantes sirven unos platos de pescado increíblemente deliciosos. Al sur del puerto se encuentra la larga Playa de la Aldea de callaos, además de una bonita avenida.

Al final de la playa verá El Charco, que solamente se llena de gente los fines de semana y el 11 de septiembre, cuando se da lugar la Fiesta del Charco. Los orígenes de la festividad se remontan a los pasados aborígenes, cuando los aldeanos intentaban atrapar a los peces con sus manos, salpicándose con el agua. Existe un tipo de pez endémico de la zona que se deja crecer hasta que llega la festividad. Entonces, cientos de personas descienden al Charco, se lanzan al agua e intentan atrapar el mayor número de peces posible. Asimismo, se llevan a cabo competiciones de lucha canaria y de lucha del palo.

A unos 9 km siguiendo la costa encontrará dos miradores, el Mirador del Balcón y Andén Verde, donde podrá relajarse un poco tras conducir por esta carretera. Estos miradores, creados al filo de unos escarpados acantilados a 500 metros del nivel del mar, ofrecen unas impresionantes vistas de la zona noroeste de Gran Canaria.