Deportes Autóctonos

El municipio de La Aldea se caracteriza por su gran tradición en la Lucha Canaria, con gran arraigo dentro de la población y con grandes nombres dentro de nuestro deporte vernáculo. Deporte que inicia a los jóvenes desde edades muy tempranas, inculcando valores tradicionales como son la nobleza, el respeto y el compañerismo por encima del carácter competitivo.

Los orígenes del Salto del Garrote o del Pastor en La Aldea se remontan al año 1.990 cuando un grupo de amigos participan en la romería de Mogán con una carreta cuyo motivo fue una réplica de la antigua ermita de San Nicolás. De aquel encuentro surgió la idea de crear un grupo etnográfico, al que se denominó “El Salem”, topónimo de la zona alta del barrio de Tocodomán.

La práctica del Juego del Palo comprende una doble concepción; por una parte como actividad física, y por otra una manifestación cultural reconocida como seña de identidad del pueblo canario. La Aldea lleva más de una década transmitiendo de los más veteranos a los más jóvenes la ancestral esgrima del bastón canario como juego deportivo de oposición.